Cómo comenzó todo

Parece mentira lo que una llamada loca puede llegar a conseguir. Nació desde la esperanza de dos corazones amigos, una idea llena de ilusión que poco a poco ha ido tomando forma; y es que es curioso como a pesar de vivir una actualidad tan gris, los corazones emprendedores brotan cual ave fénix, y luchan contra viento y marea por hacerse un hueco.

Dividiboo comenzó dando respuesta a necesidades de los novios que quieren hacer de su día un momento personal y emotivo, de padres que quieren ofrecer a sus hijos los bautizos y/o las comuniones más originales, de familias que quieren dar una fiesta a esos papas que están a punto de dar a luz, de aquellas personas que quieren que su evento (cumpleaños, reunión, despedida….) este lo más espectacular posible; y es que de eso es de lo que se trata, de dar un punto más personal y diferente a un momento tan nuestro.

¿Por qué conformarse con convencionalismos?, al igual que la sociedad es cada día más cambiante, ¿Por qué conformarnos con un estándar para nuestras fiestas?

Eso es lo que te ofrecemos. Dejamos a un lado los estándares y os escuchamos. Desde el primer momento intentamos proyectar vuestros deseos, ajustándonos siempre a vuestro presupuesto.

Porque siempre hay un poco de esperanza, os mostramos cómo todo se puede hacer para disfrutar de vuestro día, porque aquí lo único que importa son las sonrisas que se consiguen cuando vuestras ideas forman parte de vuestro día más maravilloso.

Equipo Dividiboo

Deja un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.